7 cambios Zero Waste fáciles para principiantes

Si quieres aplicar cambios Zero Waste te acerquen a un estilo de vida más respetuoso con nuestro planeta, aquí tienes 7 ideas para empezar.

cambios zero waste

Cada vez las personas estamos más concienciadas con nuestro planeta. Aunque es imposible hacer mil cambios de golpe, es fácil empezar con pequeños cambios en el día a día. Aquí tienes 7 ejemplos de cambios Zero Waste que puedes adoptar fácilmente.

1. Empieza a usar pajitas de acero inoxidable o bambú

pajitas de acero y bambú

Una pajita de plástico la usas durante unos minutos, pero ¿sabes durante cuánto tiempo seguirá existiendo? Hasta 500 años puede tardar en descomponerse. También hay que tener en cuenta el daño que hace a los ecosistemas marinos. La solución es muy fácil: utiliza pajitas de acero inoxidable o de bambú. La usas, la lavas y ya está lista para ser usada de nuevo.

Este fue uno de los primeros cambios que adopté (probablemente por mi gran adicción a los smoothies) y uno de los que más fáciles me ha parecido.

2. Utiliza una botella de acero inoxidable.

gato al lado de un grifo

Si te paras a pensar, te darás cuenta de que es increíble la cantidad de botellas de plástico que podemos comprar. Necesitamos agua (o nos apetece una bebida), nos la bebemos y ya tenemos en nuestras manos una botella de plástico vacía que no podemos reutilizar (recordemos que no es recomendable reutilizar botellas de plástico). ¿Merece la pena? El cambio es sencillo: una botella de acero inoxidable.

Yo las uso también para guardar smoothies o bebidas calentitas, ya que suelen conservar muy bien la temperatura. Esta es una de las cosas básicas que no puede faltar en mi bolso (aunque también he de decir que bebo mucha, mucha agua).

3. Empieza a lavarte las manos con jabón de manos

jabón de manos de color rosa

Nunca me había parado a pensar en el plástico que puede generar el gel de manos hasta que me mudé con mi novio y empecé a ver lo rápido que necesitábamos un nuevo bote. ¿Solución? Volver a lo que se hacía antes (que, si os fijáis, es la base del movimiento Zero Waste): usar jabón de manos. No os hacéis una idea de la cantidad de dinero que ahorramos desde que hemos aplicado este solo cambio. Una pastilla de jabón dura mucho tiempo. Muchísimo.

4. Prueba la copa menstrual

copas menstruales

Aunque he de reconocer que durante muchos meses (o años) fui reacia a usar la copa menstrual, fue todo un acierto. Tras ver muchos posts en Instagram sobre todos los residuos que generamos en cada menstruación (tampones, compresas, salvaslips) y leer muchas opiniones, decidí comprarla. Cuesta un poco acostumbrarse, no os voy a engañar, pero una vez lo haces… ¡qué comodidad!

5. Sustituye el papel de horno por láminas de silicona

galletas horneadas

Si os tuviera que hacer un ranking de cambios basándome en la utilidad, este cambio estaría en el top. Gran parte de la comida que hago la cocino en el horno, así que tiraba mucho papel de horno, hasta que me dio por googlear. Sorpresa: existen láminas de silicona que puedes usar, lavar y guardar. Lo compartí en Instagram cuando las recibí y muchos me dijisteis que eran súper útiles. No os equivocabais 🙂

6. Cambia tu cepillo de dientes por uno de bambú

cepillos de bambú

Teniendo en cuenta todos los cepillos de dientes que usa cada persona a lo largo de la vida, este cambio es más que necesario. Piensa en todos los cepillos de dientes que has usado en toda tu vida: desde el primer cepillo de dientes que usaste cuando eras un niño (no lo recordarás) hasta el que tienes ahora mismo en el baño. Son unos cuantos, ¿no crees? Los cepillos de dientes de bambú son una fácil alternativa.

7. Ten a mano un set de cubiertos de bambú

cubiertos de bambú

Todos sabemos lo que ocurre cuando compras algo para comer fuera de casa: tenemos que tirar de cubiertos de plástico. Existen sets de cubiertos hechos con bambú que puedes utilizar, lavar y llevarte de vuelta a casa. A mí me pasaba mucho cuando quería comer un helado en Canarias (en Inglaterra, como comprenderéis, ya no tengo ese «problema») y tenía que buscar alguna cuchara por algún lado.

Mi set de cubiertos de bambú me lo regalaron unas amigas. Qué alegría da que te conozcan tan bien y que te hagan regalos acordes a tu estilo de vida, ¿verdad?

Info: este artículo contiene enlaces de afiliados.